31.7.08

Acerca de lo Grotesco en las pinturas de Bacon

por Mariano Akerman, desde Buenos Aires, Argentina


Una pintura de Bacon, realizada en 1991

El carácter inquietante de las imágenes de Bacon se nutre de lo Grotesco. Atractivas y perturbadoras, sus imágenes están emparentadas con lo no resuelto y lo desconcertante. Bacon pinta figuras extrañas, extravagantes, deformadas, malformadas, sin forma…

A lo largo de la historia, el grotesco artístico sufre numerosas metamorfosis. Sus orígenes son oscuros y se encuentran en la gruta (el término grotesco tiene su etimología en el italiano grotta, que significa gruta artificial).

El grotesco artístico se clasifica en dos grupos: uno tradicional, que se manifiesta como estilo decorativo, y otro moderno, con permanentes alusiones a la existencia humana. Así, los ornamentales Grutescos de Rafael Sanzio y Giovanni da Udine en las Logias Vaticanas (c. 1515) forman parte del grotesco tradicional, mientras que el desconcertante Retrato de George Dyer en un espejo pintado por Bacon (1968) pertenece al grotesco moderno.*

Por décadas, Bacon fue considerado un maestro del horror contemporáneo, "El Goya de la Era Atómica" (Tadini). Hay quienes sostuvieron que sus pinturas reflejan la ansiedad y el aislamiento propios del [supuesto] "hombre promedio" del siglo XX (Gowrie).

Pero tales ideas son inadecuadas, ya que el arte de Bacon es declaradamente autobiográfico. En efecto, el deseo y la angustia privados del artista se manifiestan en su pintura y son allí expresados a través de una sutil manipulación de lo Grotesco.

Actuando básicamente como un medio ambiguo y desconcertante, lo Grotesco permite al pintor expresar su difícil condición existencial. En sus pinturas instintivas,** Bacon significativamente amalgama vulnerabilidad y agresión, erotismo y peligro, belleza transitoria y descomposición inexorable.

Pese a sus declaraciones acerca de la importancia de lo arbitrario y lo accidental en su obra, Bacon elige pintar una y otra vez "la arcilla humana," representándola con insuperable ambigüedad.

Sus imágenes son usualmente clasificadas dentro de la así-llamada "Nueva Figuración," una tendencia artística de posguerra que emplea la des-figuración y el humor negro para revelar la realidad del artista en aquello que él pinta.

Muchas de las pinturas de Bacon son compatibles con mi propia definición de lo Grotesco, al que entiendo como una categoría estética, una estructura mixta que combina elementos incompatibles, una paradoja visual tensa y perturbadora que, amén de ser impactante, extraordinaria y equívoca, sugiere efectivamente lo monstruoso.

A través de su arte, Bacon prefiere comunicar una profunda realidad interior a reproducir ese aspecto superficial de la realidad al que se conoce como apariencia. De hecho, las pinturas de Bacon ponen en crisis la idea de apariencia como tal. Bacon crea imágenes misteriosas, sugestivas y anti-ilustrativas.

El líder de la poesía simbolista, Mallarmé escribe que "Nombrar un objeto ... significa suprimir tres cuartas partes de la alegría que reside en el poema, la cual consiste en el placer de descubrir las cosas paso a paso: sugestión, ese es el sueño." De modo análogo, Bacon desea que sus pinturas se vean "como si un ser humano hubiese pasado entre ellas, como un caracol, dejando un rastro de la presencia humana y un vestigio que testimonie eventos pasados, como el caracol al dejar su baba."

Bacon comenta que para él el arte es "un juego" a través del cual "se distrae," que su pintura es "una dualidad," y que él no predica discurso moral alguno. Para Bacon, la vida, desde el nacimiento hasta la muerte, es una larga e irreversible destrucción sin sentido: el hombre sólo existe por un momento y es consciente de no ser más que un mero accidente, algo completamente fútil, que debe continuar hasta el fin y sin ningún motivo.

Considerando lo dicho acerca de la presencia de lo Grotesco en la imaginería baconiana, es importante subrayar que sus pinturas son concebidas para "atrapar un instante de verdad inalienable" y "un momento de la vida en toda su violencia, en toda su belleza."

Con su arte inquietante, Bacon destraba "las válvulas del sentir" a varios niveles y demuestra a su vez ser un maestro de la sugestión, notable por su empleo consistente del grotesco artístico.

Lo Grotesco en las pinturas de Bacon es un estudio que explora la paradójica naturaleza de la imaginería baconiana. Desarrollado por Mariano Akerman en Marlborough Fine Arts y la Tate Gallery de Londres en 1995, fue completado por el mismo en forma de tesis para la obtención del título "Master of Arts" en 1999.

Notas
* Si se considera el desarrollo del grotesco artístico a través de los tiempos, éste se mueve gradualmente desde los márgenes hacia el centro, de un mundo de fantasía a nuestro mundo, de la mezcla de reinos (hibridación) a la condición humana (contradicción), del antojo epidérmico (capriccio) a la alienación endodérmica (neurosis), de la fabricación ornamental a la realidad existencial, de lo accesorio a lo fundamental.
** Bacon sostiene que su arte es instinto y que si alguien explicara su pintura, de hecho estaría explicando los propios instintos del artista.

Definiciones de "grotesco"
1) grotesco, ca adj. Ridículo y extravagante: discurso grotesco; figura grotesca. • Grosero, de mal gusto. • adj./s.m. Se aplica al género literario que deforma la realidad acentuando aspectos ridículos y extravagantes, buscando una comicidad no exenta de notas de acidez o amargura (Diccionario Kapelusz de la lengua española, Buenos Aires: Kapelusz, 1979, pp. 779-80).
2) GROTESCO, CA adj. Extravagante. • Irregular, grosero y de mal gusto. • adj. y m. Grutesco.
GRUTESCO, CA. adj. y m. Arq. y Pint. Díc. del adorno caprichoso de bichos, quimeras y follajes (Océano uno color, diccionario enciclopédico, Barcelona: Océano Grupo Editorial, 1998, p. 772).
3) GROTESCO, CA. (Del ital. grottesco, de grotta, gruta.) adj. Extravagante y ridículo a causa de su figura o de otra calidad cualquiera. II Tosco, irregular, de mal gusto, grosero. II Grutesco (Sapiens, Enciclopedia ilustrada de la lengua castellana, Buenos Aires: Sopena, 1949, t. II, p. 358). GRUTESCO, CA. (De gruta.) aj. Perteneciente o relativo a la gruta [estancia subterránea artificial que imita lo peñascos de la naturaleza]. Muro grutesco, decoración grutesca. II Arq. y Pint. Aplícase al adorno caprichoso de quimeras, sabandijas, bichos y follajes, denominado así por ser a imitación de los que se hallaron en las grutas o ruinas del palacio de Tito. (p. 359).

Comparación de Mariano Akerman, 2008. Motivo del panel central de Tres estudios para figuras al pie de una crucifixión (Francis Bacon, 1944; Tate Gallery, Londres) y su referente visual, una ilustración de Maladies de la bouche (Ludwig Grünwald, París, 1903). Investigación original. Todos los derechos reservados.

Acerca del presente trabajo
Idea, investigación y diseño: Mariano Akerman. Versión inicial: 31.7.2008 - Última versión: 6.2.2012

Advertencia legal
Todos los derechos intelectuales y de reproducción son propiedad del autor del presente trabajo. Queda prohibida su traducción y/o republicación sin el previo consentimiento por escrito del autor. © Copyright 1999 Todos los derechos reservados.

No comments:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...